martes, 22 de enero de 2013

Pin It now!

El neuromarketing herramienta fundamental en la estrategia de personal branding

Entrevistando al Dr. Casals Mimbrero.... 
En post anteriores el Dr. Casals Mimbrero nos explicaba como el NeuroMap permite a Pymes y emprendedores acceder al Neuromarketing, , nos desvelaba cuales son los 6 estímulos que activan el cerebro reptil ,esenciales para la neurocomunicación, es este post vamos a abordar otras cuestiones relativas a su puesta en práctica en el desarrollo y posicionamiento de la marca personal 
¿Cómo podemos aplicar el Neuromarketing al Personal Branding?
TU Personal Brand es TU Propuesta de Valor ÚNICA probada por TU Reputación. Los 4 pasos del Neuromap™ son la clave para construir y neurocomunicar exactamente eso. !Destaca y convence!

Los 6 estímulos del Neuromap™ son una increíble fuente de enseñanza y bien aplicados mediante los 4 pasos te permitirán neurocomunicar tu marca personal de una forma ÚNICA que impactará en el cerebro réptil y serás recordado y tenido en cuenta. 

El Neuromap™ te enseña de forma muy efectiva a DESTACAR Y CONVENCER consistentemente en tu día a día personal y profesional.

Esta neurocomunicación es perfectamente edificable para todo lo relativo al entorno social media como por ejemplo, diseñar formatos de neurocomunicación para tweets, mensajes en FACEBOOK, titulares, etiquetados, presentaciones digitales.....etc 



El personal branding es hoy mas que nunca vital para establecer una ventaja competitiva, sin lugar a dudas,  aquí el neuromarketing jugará un papel esencial

1 comentario:

  1. ¡Qué interesante enfoque! Sin duda el neuromarketing ha dado mucho que hablar en el 2013 y lo seguirá dando en el 2014. Conseguir activar el cerebro reptil se convierte en un reto en cualquier sector del marketing, ya sea el personal, el digital o inbound marketing. Seducir, atraer e impulsar a la acción. Gracias por compartir. Teresa

    ResponderEliminar

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Esmeralda Díaz-Aroca