viernes, 31 de diciembre de 2010

Pin It now!

TWITTER autorizado en los juicios por el Tribunal Supremo británico

El presidente del Tribunal Supremo británico, Lord Igor Judge, ha dictaminado que es legal utilizar redes sociales o servidores de correo durante un juicio.

La polémica se había generado después de que la semana pasada el juez encargado del caso de Julian Assange prohibiese la utilización de Twitter por parte de los periodistas. El presidente del Tribunal Supremo ha asegurado que 'twittear' es legal siempre y cuando no interfiera con la administración de la justicia.

Hasta ahora la utilización de vías de comunicación como Twitter en los juicios era una práctica no regulada. La captación y publicación de fotografías o audio de los procesos sí son consideradas ilegales (sin consentimiento), pero la narración textual en directo hasta ahora no contaba con una prohibición expresa.

El presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales ha dictaminado que este tipo de comunicación sí es legal. "El uso de un silencioso y discreto equipo para informar simultáneamente del desarrollo de los procesos en la corte, es poco probable que interfiera con la administración de la justicia", ha señalado el magistrado en declaraciones que recoge la BBC.

Gracias al comunicado de Judge, ahora es legal utilizar ordenadores portátiles y móviles para utilizar servicios de correo electrónico y redes sociales durante los juicios. Algunos expertos han señalado que anteriormente esto ya se producía de forma clandestina por lo que legalizarlo era totalmente necesario.

La medida tiene efecto inmediato, aunque se ha señalado que cada juez puede solicitar su suspensión en los casos en que crea que afecte al proceso. En dichos casos se estudiará la posible prohibición del uso de este tipo de prácticas.

Fuente:
http://www.portaltic.es/
http://bitelia.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Esmeralda Díaz-Aroca